Mala audición y bajo rendimiento escolar

Cuando el mensaje no llega completo, el niño se pierde y le resulta muy complicado seguir la explicación del profesor. Una revisión audiológica completa en el primer trimestre del curso puede resolver problemas escolares, detectando las causas del déficit de audición. 

Una audición imperfecta puede ser la causa de que un niño no atienda en clase o no responda al profesor cuando éste le pregunta. Eduardo Ladrón de Guevara, presidente de Federópticos y Audiocentro, asegura que “los niños expresan con la falta de atención una percepción deficiente del mundo que les rodea, provocada en ocasiones, por una mala audición”.

“Cuando un niño en edad escolar no oye, tendemos a pensar que es el propio niño el que lo va a manifestar”, asegura Ladrón de Guevara. “Sin embargo, la experiencia dice que cuando existe una pérdida de audición leve, no severa, es difícil detectarla, incluso para el propio niño y es más complicado darse cuenta de que hay un problema”.

En clase, mientras el profesor habla, los niños que tienen fallos de audición pueden perderse algunas palabras o incluso frases. Por este motivo, el mensaje no les llega de manera completa y, a pesar del esfuerzo, pierden el hilo de la explicación. Finalmente dejan de participar y se aíslan del resto de sus compañeros.

Es fundamental darse cuenta lo antes posible de que existe un problema para poder tratarlo y evitar que vaya a más. El papel del profesor es muy importante en este sentido. El profesional debe saber detectar que el alumno no participa en clase por algún motivo y hablar con los padres para buscar la causa.